Colombia. Cajamarca resiste a la megaminería del oro

La población de Cajamarca dijo no a una mina de oro implantada en la región. La zona es hoy el centro de una lucha pacífica en defensa de la tierra. Mientras, la minera se resiste a abandonar el proyecto.

Publicado por Gusto a Tierra 1 para la Revista Ecologista nº 102.

Cajamarca es una localidad de la región de Tolima, Colombia, en la que se libra una batalla contra el megaproyecto minero de oro conocido como La Colosa, de la multinacional sudafricana AngloGoldAshanti. La población defiende su territorio haciendo valer su identidad campesina.

La historia de los conflictos socioambientales de Colombia refleja que la llegada impositiva de estos megaproyectos da lugar a actos de violencia, despojo, amenazas y muerte a comunidades enteras, cebándose con quienes permanecen y defienden la vida y el territorio. En el siglo XXI se registra el mayor número de desplazamientos en comparación con el conflicto armado del siglo XX 2, y estos desplazamientos coinciden con lugares estratégicos para el impulso de la economía basada en macroproyectos de extracción de recursos mineros, energéticos y agroindustriales.

El Código colombiano de Minas de 2001, que garantiza seguridad jurídica a las empresas mineras y establece para ellas descuentos tributarios por 30 años con el objetivo de atraer inversión extranjera, dejó al país cubierto por puntos que indicaban los títulos y solicitudes mineras 3. Sin embargo, estudios de la Contraloría General de la Nación manifiestan que la “locomotora mineroenergética” no dejaría ningún tipo de ganancia al país 4.

Uno de esos puntos fue, en 2007, Cajamarca, Tolima. Tierra montañera en la que se hallan todos los climas y que ha sido a lo largo de su historia la despensa agrícola del país 5. Aquí, las irregularidades y estratagemas desplegadas por la minera en el caso de La Colosa 6 son muy similares a las desarrolladas por otras multinacionales. La AngloGold financió a campesinos para la explotación intensiva de aguacate y gulupa, saboteó eventos antimina, creó lobby con las élites políticas y sociales del Tolima y difamó a los líderes sociales (la multinacional llegó a hablar de “los cinco guerrilleros de Anaime”) 7. Al tiempo que actuó irregularmente y con falta de transparencia al socializar el proyecto tras tener todo el territorio ya concesionado. Además, la lucha social contra la mina se cobró la vida del líder social César García y de dos jóvenes del colectivo ambiental Cosajuca, Camilo Pinto y Daniel Sánchez, que fallecieron en extrañas circunstancias.

La lucha contra la mina se cobró la vida de César García y de los ecologistas Camilo Pinto y Daniel Sánchez

A pesar de ello, lo significativo en Cajamarca es la enérgica y vital lucha basada en la creatividad y la esperanza de todo un pueblo contra la mina. La irrupción de esta amenaza trajo consigo un “despertar del campesinado dormido, que con el tiempo fue capaz de demostrar un fuerte sentimiento de identidad y de pertenencia” 8. Estos elementos han sido claves en el éxito de su resistencia, y marcan la diferencia con respecto a los desenlaces de historias similares en otros territorios.

Conciencia colectiva por la tierra

Desde 2007, organizaciones como Apacra 9, constituida casi exclusivamente por mujeres para trabajar en la autonomía de las mujeres campesinas, junto a Conciencia Campesina 10, asociación que nació en respuesta social frente a La Colosa, fueron las primeras en plantear la resistencia. Su firme postura comprendía las consecuencias negativas que traería la mina a la tradición agrícola y a la conectividad ecosistémica de la región, así como la promesa falsa de mejorar la calidad de vida a través de las regalías.

Desde entonces se despertó la organización social. Se conformó el Comité Ambiental en Defensa de la Vida (CADV) y en 2009 organizaron la I Marcha carnaval por el agua y la vida la cual ya se ha extendido a 80 municipios. Su mensaje principal es “el derecho colectivo al ambiente sano, a la vida, el agua, el territorio y los derechos a la participación” y, como dicen ellas mismas, “que en esta tierra queremos vida, que nadie puede vender montañas, que por la suerte de nuestros hijos, todo el Tolima en firme avanza” 11. El trabajo de sensibilización fue tan poderoso, que lograron con gran éxito conectar con esa identidad campesina que residía en el inconsciente colectivo del pueblo. El resultado fue un recurso al mecanismo institucional de la consulta popular, en 2017, en el que más del 97 % de los votos dijeron un “no” rotundo a La Colosa.

Producción ecológica y local

Surgió entonces la necesidad de responder a la pregunta ¿y qué se propone para sacar adelante a Cajamarca? La respuesta local fue contundente: “Somos la despensa agrícola de Colombia y Cajamarca se respeta”. Decidieron entonces potenciar su agricultura, su ganadería, su paisaje; en definitiva, su riqueza real. A partir de ese desafío se afianzó la agroecología y otros proyectos tomaron vuelo: potenciación de variedades locales animales y vegetales (recuperación de la gallina criolla), de la huerta casera y medicinal, del cultivo de arracacha (el producto estrella de la región) con métodos limpios y la apuesta por los canales directos de comercialización sin intermediarios.

Recientemente se ha creado la Alianza de Mujeres Campesinas para visibilizar el papel de las mujeres cajamarcunas en la defensa del territorio, pues ellas no sólo se encargan del huerto familiar, y del cuidado de sus familias, sino que también realizan emprendimientos de producción sostenible (arracacha, café, procesamiento de alimentos nativos, venta de proximidad, etc.). Otra iniciativa ha sido la apuesta por la producción de arracacha sin el uso del tan extendido glifosato, promovida por la asociación Asoprosan. Hoy, producen arracacha sin agrotóxicos y la venden directamente a una de las cadenas de restaurantes más importantes del país, Crepes and Waffles.

Y es que, en Cajamarca, el valor identidad fue clave. Reconocerse como “agrodescendientes” les otorgó el sentimiento de pertenencia que marca la diferencia al momento de defender lo que sustenta la vida y es el futuro real. Nada más y nada menos que los bienes comunes como la tierra, el agua y el suelo, para algo tan importante y básico como el alimento.

El resultado de la consulta popular, en 2017, fue un no rotundo del 97 % de la población contra la mina de oro La Colosa

A pesar del mensaje transmitido por la población local a través de la consulta popular y gracias a la lucha por su soberanía alimentaria, la amenaza todavía sigue vigente: en 2018 la CADV registró 72 líderes ambientales amenazados en la región del Tolima. Al tiempo que la minera busca servirse de mecanismos de arbitraje supranacional alegando que mecanismos de autonomía popular (como la Consulta) afectan sus inversiones al negarles títulos mineros. Estos mecanismos representan claras amenazas a la autodeterminación de las comunidades 12.

No obstante, la decisión del pueblo de Cajamarca sigue firme y el pasado 5 de junio de 2019 solicitaron la nulidad de tres proyectos de concesión minera que aún continúan vigentes en el territorio de Cajamarca a pesar de haberse ganado la consulta vinculante 13. Y otra buena noticia es que el pasado octubre, los habitantes del pueblo eligieron como alcalde al campesino Julio Roberto Vargas, integrante del Comité promotor de la consulta popular, ganándole así a partidos tradicionales que querían que el proyecto extractivista regresara.

NOTAS

  1. Gusto a Tierra
  2. Centro Nacional de Memoria Histórica,Una nación desplazada: informe nacional de desplazamiento forzado en Colombia.
  3. Estos lugares son objetivo militar y alianza paramilitares y el sector privado (terratenientes, bancos e inversionistas extranjeros), con fuerte persecución de líderes/as sociales y ambientales, con el desplazamiento forzoso de comunidades rurales
  4. González Posso, Camilo, 2011, Renta minera, petróleo y comunidades. Pág. 13. INDEPAZ, Colombia
  5. La sed de oro llegó cuando descubren uno de los yacimientos más ricos del mundo en la cuenca alta del río Cuello, Reserva Forestal.
  6. https://es.slideshare.net/CVdeRoux/proyecto-la-colosa-cajamarca-tolima/La Revista Semana descubrió “denuncias, manipulaciones políticas, compraventa de información privilegiada y el montaje del millonario Catastro Minero Colombiano”
  7. Conciencia Campesina tuvo que hacer frente a la criminalización de la protesta social desde los medios masivos e instituciones políticas. Los miembros de esta asociación fueron nombrados por Anglogold como los “cinco guerrilleros”
  8. Jimmy Fernando Torres, miembro de Conciencia Campesina, en entrevista personal
  9. Asociación de Productores Agroecológicos de la Cuenca del Río Anaime
  10. Asociación de Productores Agroecológicos de la Cuenca del Río Anaime
  11. https://justiciaambientalcolombia.org/declaracion-politica-ix-marcha-carnaval-en-defensa-del-agua-la-vida-y-el-territorio/
  12. Casino del extractivismo, Center for international Law, CIEL y MiningWatch Canada.
  13. https://justiciaambientalcolombia.org/comunicado-sobre-accion-juridica-en-defensa-de-la-consulta-popular-en-cajamarca/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s